Única, como su catedral