Vini, vidi, vici: no los dejes para mañana